fondo web1

  • Central igualó con Defensa y Justicia 1 a 1, en un partidazo

    Central igualó con Defensa y Justicia 1 a 1, en un partidazo

    EL EQUIPO DE ABEL BALBO CAMBIO SU IMAGEN Y EMPATÓ CON DEFENSA Y JUSTICIA 1 A 1, EN EL CIERRE DE LA SEXTA FECHA DE LA COPA DE LA LIGA PROFESIONAL. LOS GOLES FUERON DE MILOC Y HERRERA. Leer más
  • Abel Balbo:

    Abel Balbo: "El equipo va progresando"

    EL ENTRENADOR DE CENTRAL CÓRDOBA: ABEL BALBO HIZO SU PROPIO BALANCE DE LA IGUALDAD DE SU EQUIPO EN FLORENCIO VARELA ANTE DEFENSA Y JUSTICIA, DONDE EMPATÓ 1 A 1 . Leer más
  • Tomas Molina:

    Tomas Molina: "El punto es muy importante"

    EL DELANTERO DE CENTRAL CÓRDOBA TOMAS MOLINA QUE TUVO VARIAS, Y CON UN CABEZAZO REVENTÓ EL POSTE DERECHO, HABLÓ DE LA IGUALDAD DEL FERROVIARIO EN FLORENCIO VARELA. Leer más
  • "Con Atlético se jugará en el Único sin público visitante"

    EL PRESIDENTE DE CENTRAL CÓRDOBA: JOSÉ ALFANO SEÑALÓ QUE EL PARTIDO CON ATLÉTICO TUCUMÁN SE JUGARÁ EL LUNES EN EL MADRE DE CIUDADES, SIN PÚBLICO VISITANTE, NI ENUTRALES. Leer más
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4

¿Qué es la vida de "Riky" Barraza?

El ex golero Ricardo Barraza jugó en Agua y Energía, Mitre, Güemes, Vélez de San Ramón, Comercio, Villa Unión, Central Argentino, Clodomira e Instituto Santiago. Un grande en el arco del fútbol santiagueño.

Ricardo Alfredo Barraza, fue considerado por los especialistas como uno de los mejores arqueros del fútbol santiagueño. No quedan dudas algunas, más en las décadas del cierre de los 90, 2000 y 2010, y a los 47 años “colgó” los guantes en el fútbol en Instituto Deportivo Santiago jugando en gran nivel en el Federal B.

 

 

Defensor de nacimiento en el baby fútbol, pero al tener una altura considerada y al faltar el arquero una noche, tuvo que ir al arco, y desde ese momento, nació una pasión casi incontrolable en el fútbol. Tampoco hizo divisiones inferiores, y a los 20 años debutó en Agua y Energía, ganando el ascenso en el 93, y desde allí  diseño como un arquitecto, una trayectoria intachable por lo que representó con muchos títulos y hazañas importantes.

 

 

“El fútbol de antes era diferente. Más pasional, había muchos jugadores de excelente nivel, nada que ver con la realidad de hoy. Tuve la oportunidad de jugar en esas dos posturas y esquemas de juego. No digo que sea mejor, era diferente”, nos dice en primera persona, y pese a los 49 años, sigue jugando ahora en el fútbol amateur con sus amigos, cada fin de semana. Se divierte más que nada.

 

 

Comenzó en Agua y Energía, y tuvo tres procesos de importancia en el Club Mitre (jugando a nivel nacional), también vistió las camisetas de Villa Unión, Güemes (“Había un equipazo con Dimas Ovejero, Martín Campos, Gerez, Escobar, Juárez, Carranza, Leguizamón entre otros, donde salimos campeones”, nos dice), Clodomira, Vélez de San Ramón, Central Argentino, Comercio e Instituto Santiago: “En todos los clubes jugamos cosas importantes con ascensos incluidos, y torneos regionales que me marcaron en cada proceso. Hay campeonatos también y vueltas olímpicas que significaron algo transcendente en lo personal y en lo futbolístico”, expresa.

 

 

En el 2002, jugando para Mitre en el Argentino B sufrió una grave lesión de rotura de tibia y peroné ante San Martín de Tucumán y tuvo una recuperación de más de un año y medio: “Un sinsabor pero que pasan en el fútbol. A veces son lesiones inevitables que se dan. Nadie las espera, pero se dan”, asegura.

 

 

Para “Riky” Barraza el mejor técnico que tuvo en sus 27 años de carrera fue Luis Ricardo Barrientos: “De cada uno, se aprendió mucho, pero “Kuky” (Por Barrientos) me marcó en todo. Ganador, compañero, con las palabras adecuadas y justas. Trabajaba en forma profesional con el Profesor Dicto Verón. Un adelantado en el fútbol en todo sentido”, expresa con total precisión.

 

 

Cuando se le consulta lo que fue el fútbol para él, y por las expulsiones que tuvo muchas veces en partidos determinantes y clave, Barraza nos confiesa: “Yo vivía del fútbol. Yo quería ganar como sea. No había termino medio. Sí perdía no llevaba un peso a casa y tenía familia. En cambio, cuando se empataba o ganaba, otra era la historia, otra era la realidad de uno. Conmigo no se jugaba, y sí tenía que reprochar a un compañero lo hacía. El fútbol me dio todo y con eso, siempre me identifique dentro y fuera de una cancha. Era un ADN insertado en mí. En todos los clubes di lo mejor, siempre para mejorar y ganar. Nada de reproches, sea el club, el torneo o la categoría que jugaba”.

 

 

 

Ricardo Barraza comenta que el mejor jugador que vio dentro de una cancha fue “Chena” Pérez, un “9” que jugó en Agua y Energía (fallecido en un accidente) y que hacía cosas diferentes: “Un crack. Después lo vi jugar a René Bravo, al “Pollo” Roldán, a Roger Ruiz, jugadores diferentes, que te ganaban un partido con una gambeta, un tiro libre o un pase milimétrico. Esos jugadores ya no salen, eran puro potrero”, acota.

 

 

Al preguntársele por un espejo en el arco, Barraza tiene una linda agenda de referencias: “Me gustó siempre Juan Carlos López. Un adelantado en todo. Pero siempre en Santiago del Estero hubo grandes arqueros como “Lucho” Medina, Miguel Yelpo, Luis Quiñones, Carlos Pérez y Carlos Catania, entre otros”.

 

 

Hoy Ricardo Barraza, trabaja desde hace mucho tiempo en una carnicería en la ciudad de La Banda. Nació el 04 de mayo de 1973, casado, con tres hijos y con mucha historia y anécdotas para contar y hacer un libro abierto: “Soy un total agradecido del fútbol. Hoy en día jugando en el fútbol amateur, los hinchas me saludan, me reconocen y me tienen total respeto por uno. Es algo impagable en esta sociedad que tiene otros principios de vida”, nos dice con su propia personalidad.

 

 

“Riky” Barraza, pisando las cinco décadas tiene una trayectoria que marcaron su vida en el fútbol. Esta casi igual que cuando jugaba. Mucha percha de campeonatos de los almanaques tiene y con muchas batallas ganadas, que lo ponen arriba entre los grandes del arco de Santiago del Estero.

 

 

 

Él sabe que tiene mucha gloria acumulada por haber sido un golero diferente. Con mucha humildad, se llenó de títulos y de hechos que lo marcaron para siempre. Fue un “loco” en los tres palos, que duró 27 años en el fútbol. Tiene sus propios méritos, donde no quedan dudas que mereció mucho más, pero para los amantes del fútbol fue un arquero que entró en la historia grande. Un anhelo cumplido y totalmente merecido tras un camino largo de una película que lo tiene como su principal protagonista.

 

 

 

 

POR RENÉ PAZ

#SECCOMPARTE

Galería de Fotos

premio argentina

 

Anuncios

ciudad obras

anicar

bramar

Aviso